(011) 4806-0393
Lunes a viernes / 9 a 18 hs.



LA HABANA

La Habana, capital de Cuba y ciudad con una historia centenaria, constituye uno de los más importantes pilares de la industria del turismo de Las Antillas, teniendo como atractivos no solo lindísimas playas, sino también una incomparable riqueza cultural.

Importante destino turístico de Cuba, La Habana se consideró desde su fundación en 1519 como un lugar aventajado para las comunicaciones y el comercio, además de ser una fiel muestra de la arquitectura de la colonia en Cuba. La Habana es un museo que se vive en cada rincón. Su apariencia deja ver la gloria de la década del 50, momento en el cual La Habana era el núcleo del jet set internacional. A pesar de ser la provincia más pequeña de Cuba, La Habana es la más poblada, contando con mas de 2 millones de habitantes, además de millones de turistas que la visitan cada año en sus vacaciones en Cuba. La provincia de Ciudad de La Habana está ubicada en la costa noroeste de Cuba. La Habana limita al sur, este y oeste con la provincia de La Habana, y al norte con Florida.

HOTELES EN LA HABANA

La Habana cuenta con una gran infraestructura hotelera y de servicios: posee más de 10 mil habitaciones y es apta para variadas modalidades de turismo, ya sea turismo cultural, viajes de negocios, de incentivos o de reuniones.

CULTURA Y ARTE EN LA HABANA

La Habana, al ser un importante exponente de la cultura y del arte, cuenta con 10 galerías de arte, mas de 3 decenas de museos, 25 teatros e instituciones únicas como la Casa de las Américas y el Ballet Nacional de Cuba. La Habana también es sede de muchos festivales de rango internacional, ya sea de cine, artes plásticas, danza o literatura. En La Habana los turistas pueden encontrarse con típicos ritmos de Cuba como el danzón, bolero o el cha cha cha, en los muchos sitios que esta ciudad ofrece para el entretenimiento. Entre ellos se encuentra Macumba, el Pico Blanco, Habana Café, centros nocturnos de nivel como Parisién o Copa Room, y el renombrado cabaret Tropicana, con su Salón Bajo las Estrellas. En La Habana se pueden encontrar instalaciones adecuadas para llevar a cabo eventos y congresos de cualquier esfera, ya que cada vez son más los establecimientos que facilitan el turismo de negocios. Esto se debe al creciente interés de las empresas extranjeras en comerciar con Cuba.

SALUD EN LA HABANA

En cuanto al turismo internacional, La Habana también posee instituciones medicas de suma importancia, que se dedican a la mejora de la calidad de vida utilizando tratamientos de última generación.

ACTIVIDADES EN LA HABANA

La mayor parte de la actividad de La Habana, tanto diurna como nocturna, se encuentra en el barrio del Vedado. El Vedado cuenta con restaurantes, centros nocturnos, hoteles, discotecas, instituciones estatales y líneas aéreas. La Rampa es la zona principal del Vedado. La Rampa se compone por 5 manzanas las cuales albergan lugares de sumo interés como el Hotel Nacional, construido en una terraza que habría sido un enclave militar en épocas de la colonia; y el Habana Libre, edificado 40 años atrás. Populares comercios de artesanías, tiendas de discos y la renombrada heladería Coppelia son característicos de este barrio de La Habana, el cual también alberga la Necrópolis de Colon, con sus calles rectas, limpias y emblanquecidas por el mármol que las rodea.

RECORRIDOS POR LA HABANA

La Habana y La Habana Antigua

La Habana, capital de Cuba, es indudablemente el centro turístico por excelencia de la más grande de las Antillas. El casco histórico de La Habana, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, es paso obligado para cualquiera que visite La Habana, considerada durante siglos como la llave del Golfo de México. La fundación de La Habana remonta a noviembre de 1519, cuando se instaló definitivamente, como la villa de San Cristóbal de La Habana, junto al canal de entrada de una bahía muy bien protegida. Con el tiempo La Habana se convirtió en punto de encuentro de los navíos españoles que levaban a la metrópoli los recursos extraídos del llamado Nuevo Mundo. San Cristóbal de La Habana era también el eje principal con respecto al comercio y a las comunicaciones con el Viejo Continente. Tales ventajas, consecuencia de su posición geográfica estratégica, llevaron a que la prospera villa de San Cristóbal de La Habana se desarrollara. Dicha prosperidad y el hecho de ser una importante escala en la ruta del oro dirigido a la península Ibérica, llevaron a que La Habana fuera muy propensa al asalto de los piratas. La Habana empezó a crecer amparada por un sistema de defensa único en la América hispana, y circundada por una muralla que fue considerada desde el principio costosa e ineficaz. Un pequeño edificio de estilo neoclásico de 1828, llamado El Templete, es el lugar donde todos los 16 de noviembre los habitantes de La Habana celebran la primera misa y el primer cabildo de San Cristóbal de La Habana. El Templete es también el punto de partida, generalmente, de los paseos turísticos por el núcleo original de La Habana. A pocos pasos de ahí está la Plaza de Armas, alrededor de la cual se ubican el magnifico Castillo de la Real Fuerza (1577), donde actualmente se presenta la colección de cerámica artística más destacada de Cuba y sobre cuya torre se levanta La Giraldilla, una veleta artística símbolo de La Habana; y los Palacios de los Capitanes Generales o Museo de la Ciudad y del Segundo Cabo. En La Habana se pueden encontrar 3 plazas con sus construcciones aledañas, las cuales despiertan el interés de los que visitan esta ciudad de Cuba: la Plaza de la Catedral, circundada por lujosas mansiones; la recientemente restaurada Plaza Vieja, donde se destaca la vivienda de los Condes de San Juan de Jaruco, convertida hoy en la sede del fondo de Bienes Culturales de Cuba; y la Plaza de San Francisco de Asís, cercana a la iglesia y el convento homónimo, en uno de cuyos monasterios está el Museo de Arte Sacro. Caminando por las calles de La Habana Antigua o La Habana Vieja, muchas aun con adoquines, implica la posibilidad de visitar museos y estudios-galerías de famosos artistas plásticos de Cuba y el resto de Latinoamérica. También es posible realizar una visita por las casas de Benito Juárez, de Asia, Puerto Rico, África, de los Árabes y de Simón Bolívar. Resulta asimismo interesante visitar la maqueta de esta municipalidad; transitar por la Alameda de Paula, un hermoso paseo construido en la segunda mitad del siglo XVIII; o cruzar la bahía para llegar hasta los ultramarinos poblados de Casablanca, donde se erige el Cristo de La Habana, y Regla, donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de Regla, protectora de marinos y pescadores y patrona de la Bahía de La Habana. Recorrer la llamada Habana extramuros resulta tan interesante como pasear por las calles angostas de la vieja ciudad. La Habana se fue desarrollando bajo la influencia de las más diversas corrientes de arquitectura del mundo y en su territorio encontraron espacio el mudéjar, el renacentismo, el barroco, el barroco cubano, el eclecticismo, el neoclasicismo, el art decó, el art nouveau y el pragmatismo. Del otro lado de la muralla surgieron lugares simbólicos tales como el Gran Teatro de La Habana, el Capitolio, uno de los edificios más espectaculares de La Habana y en el interior del cual se encuentra la Estatua de la República, y el Paseo del Prado. También apareció el famoso malecón habanero, con sus 12 kilómetros de largo y al cual se considera la imagen más característica de la Habana, que une al tradicional centro con el barrio popular de El Vedado. Desde el corazón de El Vedado, La Rampa, la cual es un área de espectacular arquitectura y urbanización, es posible acceder con facilidad a otros lugares de interés turístico: la bicentenaria Universidad de La Habana; el Memorial José Martí (el mirador más alto de La Habana); la inmensa Plaza de la Revolución, la cual fue escenario de los multitudinarios actos públicos de Fidel Castro y de la misa en la que el Papa, en 1988, animó al resto del mundo a abrirle sus brazos a Cuba y demandó más derechos y libertades para los cubanos; y la Necrópolis de Colon, el cual se considera uno de los más importantes del mundo por su enorme valor artístico. También se pueden encontrar puntos interesantes a ambos lados del centro de La Habana. Hacia el oeste, la Quinta Avenida, que pretendió ser una encarnación de la de New York, lleva al barrio residencial de Miramar, el cual funciona como núcleo empresarial y de negocios, y donde se puede visitar una increíble Maqueta de La Habana. Luego de visitar el Palacio de Convenciones, el espacio de feria Pabexpo y el exclusivo Club Habana, se puede ir a la comunidad turística Marina Hemingway, un lugar perfecto para el buceo, la pesca de altura, para realizar un safari a las barreras de corales o adentrarse al mar a bordo de un cómodo yate. Yendo al este de La Habana y luego de pasar por el Túnel de la Bahía, se arriba al pueblo de pescadores de Cojímar. Cojímar no sólo es un pueblo particularmente lindo y colorido, sino también que invita al visitante a recordar la estancia en Cuba del Premio Nóbel de Literatura Ernest Hemingway, escritor que encontró en muchos personajes y escenarios cubanos la inspiración para sus obras. Entre Guanabo y Bacuranao se extienden 15 kilómetros de costas de arenas blancas y aguas turquesas, las cuales forman un circuito náutico que los habitantes de La Habana reconocen como las playas del este, y dentro del cual sobresale Santa María del Mar por su belleza natural. A tan solo 15 kilómetros al este del centro de La Habana se levanta un pequeño poblado que se fundó en el año 1733 debido a la existencia allí de aguas minero-medicinales. Este pueblito llamado Santa Maria del Rosario, invita a los viajeros a descubrir sus valores históricos, culturales, arquitectónicos y naturales. La Habana, como toda gran ciudad, es el epicentro de la vida científica, política y cultural del país. En La Habana se encuentran decenas de salas de teatro y de conciertos, museos y galerías de arte. Algunas instituciones culturales de La Habana son la Casa de las Américas, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, el Ballet Nacional de Cuba, y el Conjunto Folklórico Nacional, todos los cuales poseen un gran prestigio en el mundo. La Habana también es una ciudad donde la buena gastronomía y el entretenimiento tienen su importante espacio. Sitios populares como el Floridita, La Bodeguita del Medio, el Cabaret Tropicana, y otros de menor fama, son elegidos por los miles de turistas que cada año deciden pasar sus vacaciones en La Habana.